27 de abril de 2013

1 º de Mayo. Ven con el bloque anarquista.

                                                                       MANIFIESTO ANARQUISTA 1º de MAYO

El 1º de mayo del año 1886 se convocó una Huelga General en Estados Unidos por la implantación de la jornada de 8 horas de trabajo diarias, y unos días más tarde, en concreto, el día 4 de mayo en la pza. de Haymarket, se llevó a cabo un mitin para protestar contra la represión ejercida por la empresa de seguridad privada Pinkerton. A la finalización del acto, se produjo una carga policial que acabó con el estallido de una bomba en la que murió un policía. Como responsables de los hechos se encarceló a ocho de los anarquistas más activos; 5 de ellos serían juzgados y ahorcados, 2 condenados a cadena perpetua y el último a quince años de prisión. Esos hechos, contra la clase obrera y contra el sindicalismo organizado, son los que dieron pie, años más tarde, a la institución de la fecha del 1º de mayo como día de lucha de la clase trabajadora pero, con el paso del tiempo, el capitalismo ha conseguido convertir un día de lucha en un día festivo. A día de hoy, el 1º de mayo es una celebración de un acto de represión contra los obreros y ,como siempre, nos pasamos la vida celebrando las derrotas. Así es como nos quiere ver el capitalismo mundial a los obreros y obreras, pero eso tiene que terminar.

El 2012 y 2013 puede que sean los años en que más movilizaciones ha habido en toda la historia de España: dos huelgas generales, cientos de huelgas parciales, miles de manifestaciones y concentraciones populares…La brutal subida del IVA, el rescate de los bancos con dinero público, el constante aumento del paro, las facilidades para el despido otorgadas a empresas y grandes multinacionales por los diferentes gobiernos, la tasa sobre los medicamentos, el aumento de la edad de jubilación, la retirada de las ayudas a las personas dependientes, los continuos desahucios, el aumento de las tasas judiciales para impedir el acceso a la justicia, y así, innumerables injusticias que han dado pie a las múltiples movilizaciones. Por otro lado, los consejos de administración de los bancos han seguido manteniendo sus sueldos desorbitados y los políticos viviendo por encima de las posibilidades del pueblo, el mismo pueblo que es reprimido por gritar contra los abusos que está sufriendo.

Estamos siendo testigos de algo que, hace muchos años, algunos vimos llegar pero la mayoría nunca quiso aceptar. La locura colectiva secuestró la voluntad los políticos en el gobierno desde la implantación del Nuevo Orden Mundial por parte de Margaret Thatcher, Ronald Reagan y George Bush. Sentaron las bases para que la economía mundial estuviese en manos de las grandes corporaciones multinacionales y los mercados financieros. Desde el momento que se globalizó la economía sin globalizar el control sobre la misma, el sistema económico pasó a controlar los Estados y los gobiernos. El proceso de globalización de la economía nos ha llevado a esta situación y el objetivo final de los mercados financieros (de los capitalistas especuladores) no es otro que volver a una Edad Media capitalista, donde los trabajadores y trabajadoras y las clases populares debamos rendir pleitesía a los nuevos señores feudales, a los grandes capitalistas que controlan el sistema financiero. Los estados capitalistas neoliberales han logrado acabar con el Estado, no se nos podrá achacar esa heroicidad a los anarquistas que siempre hemos defendido una sociedad sin Estado. La diferencia es que los anarquistas queremos una sociedad sin Estado y sin capitalismo, sin nadie que discrimine a nadie, que explote a nadie o que maltrate a ningún ser humano. La sociedad sin Estado del capitalismo es una sociedad en la que las empresas y los capitales imponen sus intereses y sus deseos a los seres humanos, sin que nadie controle sus apetencias depredadoras y les impida trasladarse de una zona del mundo a otra cuando crean poder obtener mayores beneficios. La diferencia es tan grande como vivir en una dictadura donde la población no es tenida en cuenta o en una democracia directa donde toda la población toma las decisiones sobre aquello que les afecta directa o indirectamente.

Quienes facilitan todo esto son los políticos de los diferentes países, ya que ellos nunca harían nada que vaya en contra de aquellos que les facilitan su estancia en el poder, y los sindicatos que colaboran con el sistema negociando ERE's y pactando reformas en favor de la patronal, desvirtuando completamente su cometido y su existencia, a cambio de recibir poderes públicos y subvenciones del Estado para poder financiarse. A todo esto hay que añadir la negociación de horas sindicales en las empresas para crear los puestos de liberados y así alejar al representante de la realidad de los tajos y puestos de trabajo para conseguir que sean dóciles con los empresarios para mantener su situación de privilegio respecto al resto de trabajadores. Los sindicatos colaboracionistas han servido para desmovilizar y domesticar a los trabajadores, evitando que adquieran una dinámica organizativa en defensa de sus derechos e intereses mientras se pactaban constantes acuerdos de paz social para que los capitalistas pudiesen imponer las políticas neoliberales hasta sus últimas consecuencias.

Una alternativa a los sindicatos colaboracionistas son los sindicatos que no estén involucrados en las redes del sistema, que funcionen a través de asambleas y secciones sindicales, que no acepten la participación en órganos de representación colegiados, que no se involucren en los negocios capitalistas formando parte de los consejos de administración de bancos y entidades públicas, que no perciban subvenciones (consecuencia de esa participación) y que se mantengan de las cuotas o aportaciones de sus afiliados y afiliadas. Es necesario que los trabajadores y trabajadoras tomen conciencia de que no son parte de la clase media, que la clase media es una mentira generada por el sistema capitalista para hacernos creer que estábamos en una situación de privilegio. En el mundo sólo hay dos clases de personas; las que tienen el poder, ya sea este económico, político, militar, para imponer al resto de la humanidad su voluntad y las que estamos sometidas a su dictadura y no tenemos nada más que nuestras manos, nuestra inteligencia y nuestra voluntad para poder subsistir y vivir como seres humanos con dignidad.

No vamos a permitir que se nos sigan aplicando recortes, que se nos siga reprimiendo, que se nos haga ir a votar cada cuatro años como borregos, que se nos engañe diariamente, que se nos robe lo ganado con nuestro esfuerzo por todos aquellos que no dan un palo al agua, que se nos pervierta con la política partidista, que se nos quiera engañar con que si nos esforzamos podremos volver a estar como estuvimos hace unos años atrás. No queremos todo esto, ni queremos políticos o sindicalistas que nos vendan al mejor accionista. Tampoco queremos volver a la situación que teníamos hace unos años atrás porque eso significaría perpetuar la corrupción sistémica actual. No queremos vivir en un sistema económico que no respeta a las personas, que no valorar a los seres humanos. No queremos vivir en un sistema que cuando van mal dadas deja en la calle a la gente que no puede seguir pagando su vivienda, porque el sistema la ha dejado en el paro o bajado tanto el salario que no puede llegar a final de mes. No queremos vivir en un sistema donde los bancos, las empresas y las iglesias sean rescatadas con dinero público y que una vez están saneadas se les devuelvan a los accionistas para que sigan especulando y llevándose el dinero. No queremos vivir en un sistema que se llama capitalista, de libre mercado, que no quiere la intervención del Estado y que cuando entra en quiebra utiliza al Estado para reprimir y cambiar las leyes para ser salvados de la ruina; eso en lenguaje de la calle se le llama “socializar la pobreza y privatizar los beneficios”.

Si esta sociedad está por privatizar todo y por el libre mercado que lo practique y que no se dé un Euro más a las empresas en crisis ni a los bancos, que no se devuelva ni un solo céntimo de la deuda pública generada con el rescate de los bancos y de los negocios indecentes de los que se están llevando su dinero a paraísos fiscales. Cuando se socializa se socializa todo, cuando hay ganancias revierten en toda la población de forma igualitaria, y cuando hay perdidas las pagamos entre todo, lo que no puede ser es la perversión de este sistema capitalista que odiando el socialismo, el comunismo o el anarquismo, se dedica a socializar las empresas cuando están en dificultades o tienen pérdidas para que las paguemos entre toda la población y las privatiza cuando han sido saneadas y vuelven a tener beneficios. Esto es un robo y ,desde ese punto de vista, la Propiedad Privada es el robo que siempre hemos denunciado. Queremos revertir todo lo que esta pasando en la actualidad y para eso sea posible planteamos lo siguiente:

  • el desmantelamiento de cualquier sistema político que esté dirigido y pervertido por el sistema económico. No nos sirve sustituir la monarquía por la república si ambos sistemas van a estar dominados por el actual sistema de corrupción capitalista. Lo mejor sería un sistema de participación política basado en la democracia directa, donde todos puedan decidir sobre todo, y con una organización federal que permitiera a los pueblos abordar los problemas que puedan surgir en común. Este sistema tendría que servir tanto en lo político como en lo económico.
  • El reparto equitativo de todo el trabajo existente y de la riqueza que este genere, de forma que no haya una solo persona excluida del beneficio que se pueda percibir, es decir, el reparto del trabajo para que todos trabajen y reparto de la riqueza para que todos podamos vivir. La jornada de trabajo tiene que reducirse hasta el punto que solo se trabaje para producir lo necesario y que no nos excedamos en la explotación de los recursos. Con esto no habría que pagar subsidios de desempleo, ni desahucios, etc...
  • Practicar una producción responsable que tenga en cuenta las necesidades de la población y los recursos finitos que tiene el planeta. Planteamos la Soberanía alimentaria como algo esencial.
  • Favorecer la creación de colectividades o cooperativas que funcionen de forma horizontal, donde no se pretenda explotar a nada ni a nadie y lo único que se pretenda sea favorecer los cauces para realizar proyectos que sirvan para el desarrollo técnico y humano.
    En definitiva, planteamos una sociedad basada en la responsabilidad de todos sus miembros, en el apoyo mutuo de toda la humanidad y que piense en el bien común como detonante de la libertad individual.
    Queremos una revolución ética, moral y real que acabe con la explotación del hombre y la mujer por el hombre y la mujer, con la explotación de los animales por el ser humano y con la explotación del planeta el ser humano, o lo que es lo mismo, queremos una sociedad basada en la libertad integral, el apoyo mutuo y que sea la patria de toda la humanidad. Queremos que no haya más guerra entre personas, por intereses de sectas, de empresas o de personas que hacen del poder su bandera. Pretendemos una sociedad alejada del capitalismo y donde la vida de la humanidad pueda ser digna y sostenible. Somos personas que queremos un sistema nuevo, más humano, más racional y donde todos y todas podamos decidir por donde queremos ir y hasta donde estamos dispuestos a llegar, un sistema en el que no haya poderes que nos opriman, en donde no haya discriminaciones por razones de género, de raza o por cualquier otra causa, un sistema donde todos y todas tengamos los mismos derechos y los mismos deberes, donde no hagan falta políticos ni sus partidos porque todos seremos políticos de nosotros mismos. Para que todo eso sea posible hay que seguir luchando y no dar ni un paso atrás, ya hemos cedido bastante y ahora nos toca recuperar lo perdido, lo que nos ha sido arrebatado por el sistema capitalista imperante; la libertad como esencia de la familia humana, la tierra como sustento de esa colectividad, y el planeta como casa común de la humanidad.
    Por la anarquía que es la más alta expresión del orden.
Viva el 1º de mayo,
Viva la clase obrera
Viva la anarquía
SIN LIBERADOS
SIN SUBVENCIONES

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17/7/13 2:21

    este comentario incumple la ley

    ResponderEliminar